Pruebas de Calidad de los Tejidos I


Este será el primero de una serie de artículos en los que
vamos a tratar sobre las distintas pruebas a las que se someten los tejidos.

Es un tema un poco más técnico, pero es muy interesante y ayudará a comprender los distintos aspectos que influyen a determinar la calidad de las telas con las que trabajamos. 
Además servirá para comprender y saber interpretar las características técnicas que vienen reflejadas en los muestrarios de tapicería.

Muestrario de Telas, Características Técnicas
Ejemplo de Características Técnicas de un Tejido indicadas en uno de nuestros Muestrarios deTelas

Al elegir una tela para tapizar no sólo es importante su diseño y sus tonos, sino también su calidad. Ya que generalmente este tipo de tejidos van a tener un uso intenso, es importante saber que su aspecto no va a deteriorarse demasiado rápido.


Para determinar las propiedades más importantes de las telas existen distintas pruebas que se realizan en laboratorios especializados independientes.


A continuación explicamos algunas pruebas a las que están sujetas las telas de tapicería.



1.  RESISTENCIA A LA ABRASIÓN


La resistencia a la abrasión, o resistencia al frote de una tela determina el grado de desgaste que sufre la misma por su rozamiento (fricción) contra una superficie. La fricción de una tela es el roce de sus filamentos e hilos.
Este dato es muy importante para tener una idea de la durabilidad de una tela durante el uso.


Existen diversos métodos para determinar la resistencia a la abrasión. 

En telas para tapicería existe una prueba técnica que mide su resistencia al roce y permite determinar su duración: el TEST DE MARTINDALE, el donde un aparato registra el número de ciclos o de fricciones al cual se expuso el tejido hasta que se haya alcanzado el punto final.  

El punto final es cuando 3 hilos de la tela se hayan desgastado hasta romperse y el valor de la abrasión es el número de ciclos completos hasta el momento de la ruptura.

Test Martindale, Abrasión

Un ciclo equivaldría a una “sentada en el mueble”, 
o mejor dicho el roce del cuerpo o algún objeto contra la tela.


Ciclos Test Martindale



Una tela se considera que es apta para tapicería cuando supera los 15.000 ciclos de abrasión.
A mayor cantidad de ciclos mayor será la resistencia y durabilidad del tejido.





2.  RESISTENCIA AL PILLING


El  PILLING es el fenómeno por el que, a lo largo de su uso, se forman unas bolitas (“pills”) o aglomeraciones de fibras en las superficies de los tejidos. La formación de estas bolitas son producidas por procesos físicos de frote-rozamiento de un tejido consigo mismo o con otras superficies.

Las bolitas adheridas a la superficie del tejido le dan una apariencia antiestética, y puede decirse que constituyen el primer síntoma de envejecimiento y desgaste de la tela.

Resultados Test Pilling

En general al desprenderse las bolitas del tejido, queda la superficie con menos densidad, llegando a ocasionar zonas transparentes hasta que finalmente tiene lugar la rotura de hilos y el agujero de la tela. 


En las fotografías que se pueden ver a continuación podemos ver las secuencias del crecimiento de las bolitas del pilling.
Secuencia de Crecimiento de bolitas de Pilling

Para ensayar la resistencia al pilling se emplean los mismos equipos utilizados para el ensayo de abrasión: MÉTODO DE PRUEBAS MARTINDALE.

Esta prueba establece la tendencia de una tela a la formación de pilling (bolas) por medio de la máquina de abrasión MartindaleSe prueban 2 muestras de tela, una se extrae de la máquina después de 200 ciclos y la otra después de los 600 ciclos.  
Ambas muestras se miden de acuerdo a una escala del 1 al 5, donde "1" indica cambios severos y "5" que no sufrieron cambios.  La peor calificación de las 2 muestras se toma como resultado. 

Valor          Calificación
5                 No se produce «pilling». Excelente resistencia.
4                 Aparece vellosidad. Buena resistencia.
3                 Formación de «pilling».
2                 Bastante «pilling».
1                 «Pilling» en abundancia.


Un resultado de 3 ó 4 es aceptable para el mueble tapizado.





3.  RESISTENCIA AL DESGARRE


La resistencia de una tela es generalmente considerada como el factor más importante para la durabilidad de la misma. 

La resistencia al desgarre, rasgado o desgarramiento, es un ensayo que determina la resistencia que posee un tejido a una acción de una fuerza. Viene a ser la fuerza que se requiere para hacer un desgarro, a través de una distancia y a partir de un corte en un tejido bajo condiciones específicas de carga; es decir, se mide la resistencia de las telas contra los desgarres o roturas causados por factores externos.


Existen varios métodos (estáticos y dinámicos) para la determinación de este tipo de resistencia. 

Un ejemplo de ensayo estático es el MÉTODO DEL TRAPECIO.
Este método de ensayo proporciona una valiosa información sobre la capacidad de un tejido para resistir un desgarro continuo producido por un clavo o tornillo.

Resistencia al Desgarre. Trapecio.




Las muestras se cortan en forma de trapecio isósceles y se practica una pequeña incisión en un lado del trapecio. La muestra se sujeta en las mandíbulas de forma que permita que el desgarro se produzca a la vez que las mordazas se separan. Se obtienen datos de fuerza y extensión con lo que consecuentemente podrá ser calculada la resistencia al rasgado del trapezoide






El método dinámico más conocido de desgarre es el ENSAYO ELMENDORF

Este método de ensayo consiste en someter a la acción de una fuerza de rasgado, una probeta de forma rectangular con un corte previamente efectuado

Desgarre: Test Elmendorf


Dicha fuerza se obtiene a partir de la energía almacenada por un péndulo de dimensiones determinadas. La resistencia al rasgado del tejido se calcula a partir de la energía utilizada en rasgar el mismo.



En los ensayos dinámicos el principal factor es la velocidad con que se aplica la fuerza.


En resumen, con este tipo de pruebas se mide la capacidad de las telas para resistir los desgarres o roturas cuando se someten a la tensión.

Un punto fuerte desgarro de 25 N (Newton) mínimo es aceptable.



En la próxima entrada seguiremos explicando otras pruebas de resistencia de los tejidos:

4. Resistencia a la Tracción y al Alargamiento
5. Resistencia al Deslizamiento de Costuras
6. Resistencia al Estallido


FUENTE:  labo-tex.com, flandria.ru, instron.com, zwick.es, fidel-lockuan.webs.com.





No hay comentarios:

Publicar un comentario